Abrázame fuerte como si fuera la última vez, esa frase de la canción “humo” de jarabe de Palo es una de las frases que más puede impactarte. Uno de los sueños que más me han marcado, fue cuando moría y en sentía esa desesperación de ver a mi madre y no poder abrazarla, de no sentir su calor, el saber que nunca más volverás a tocarla. Es una canción llena de mucha melancolía, llena de dolor y resignación.

Ese último abrazo que le das a una persona antes de morir es uno de los momentos más sinceros y que desearías no acabaran, hoy anhelo ese último abrazo de mi abuelo, solo recuerdo esa última vez que se asomó por la ventana del hospital, con su gran sonrisa como si nada le doliera. Recuerdo el ultimo abrazo a mi tía, ya en cama casi agonizando y aun así fue el último momento de decirle “Te amo”, ese último abrazo es como si todo el universo solo estuviera contigo.

Hoy tengo una nueva prueba, como abrazar a esa persona a la cual han desahuciado, el cáncer la ha invadido, colon, hígado, cadera. Me siento confundida, nunca terminaré de entender por qué a las personas que llevan una vida donde no causan daño, donde no molestan a nadie, que ayudan a los demás, tienen que pasar por momentos tan dolorosos.

Ella ha decidido tener calidad de vida y no cantidad, ha decidido disfrutar cada uno de sus días, sé que cada día es hacerla sentir viva, feliz, amada. Siento dolor, no me resigno a perderla, pero creo que estoy siendo egoísta y solo estoy pensando en mi dolor de no volverle a ver y no en hacer que el día que llegue el momento de despedirnos para siempre se lleve momentos alegres, sonrisas, recuerdos que la hagan sentirse en paz y rodeada siempre de mucho amor, no quiero pensar en ese último abrazo.

Tal vez solo pensamos en ese abrazo, en esos momentos de amor cuando alguien está cerca de la muerte, pero deberíamos pensar en abrazar y amar a todos los que queremos en cualquier momento y no esperar ese gran abrazo para decirnos ADIOS para siempre.