El carmín de mis labios

Desde niña era normal ver a mi abuela siempre con los labios rojos, su cabello negro o blanco, siempre bien peinada pero sus labios destacaban por su labial rojo.

Creo que ese color se volvió muy normal para mi, recuerdo que en la secundaria cuando ya todas las niñas se empezaban a maquillar y digo se “empezaban a maquillar” por que en casa estaba prohibido, mi madre decía que solo se me iba a maltratar mi piel, lo único que tenia autorizado era el labial.  Mi labial era rojo carmín, desde entonces se convirtió en mi aliado, sobre mi piel en extremo blanca resaltaba y así yo resaltaba entre las niñas que ya lucían diferente.

Con el paso de los años siempre ha estado presente, sigo sin maquillarme mucho (eso creo) y hasta hace unos días que volví a usar un labial carmín entendí, que tiene un efecto poderoso, te hace sentir segura, fuerte, no permite que bajes la mirada, te empodera de cierta manera. Los colores se vuelven en nuestros aliados y juegan un papel muy importante en nuestra personalidad. ¿todas las mujeres sentirán lo mismo al maquillar sus labios de rojo?, seguramente sí, aunque no estemos muy consientes de ello.

Creo que en estos días de turbulencia se convertirá en mi aliado favorito

Anuncios

Agua de zarzamora y Jamaica

Todavía es invierno pero hay días que el calor parece de primavera y se nos antoja tomar cosas frías y que nos ayuden a refrescarnos, so no son muy afectos a las cervezas, los refrescos o los productos procesados, esta es una excelente opción.

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de zarzamoras
  • 1/2 litro de concentrado de jamaica (Calentar el agua, cuando este hirviendo agregar  las flores de jamaica y dejar hervir durante tres minutos. Dejar enfriar y colar a una jarra.
  • 2 rebanadas delgadas de jengibre fresco
  • 3/4 de litro de agua fría
  • azúcar mascabado o jarabe de agave opcional
  • Hielos

Preparación:

  1. En la licuadora colocar las zarzamoras y el jengibre con un poco del agua fría y licuar, hasta que estén lo mas triturados las semillas del fruto.
  2. Verter en la jarra (si gusta pueden colar), el resto de agua fría, el concentrado de jamaica y mezclar. Dependiendo del gusto de cada quien, pueden agregar más agua para que no este tan espesa.
  3. Agregar el azúcar o  endulzante, para mi es dejar el sabor natural y así no agregamos calorías.
  4. Agregar los hielos y servir

De verdad que tendrán un agua muy fresca y con un sabor original, espero la disfruten mucho

¿A qué edad te vas a retirar?

Hace no más de 15 días en un desayuno me preguntaba una amiga ¿crees que nuestra afore alcance para nuestra jubilación? Mi respuesta inmediata fue un NO.

Al siguiente lunes de esa conversación empezaron a salir noticias que vaticinan cambios en el sistema de pensiones, ya están contemplando que la edad de retiro sea a los 70 y no a los 65 años.  Hoy vemos gente de la tercera edad trabajando de empacadores para complementar sus ingresos y si piensan que eso no les va a pasar, están muy equivocados. Hoy por la mañana analistas daban a conocer que el sistema de pensiones está rebasado, el gobierno tendrá que aportar una fuerte cantidad para rescatar algunos millones de cuentas de afores ya que no recibirían no 10 salarios mínimos al momento de su jubilación.

¿Ustedes se ven viviendo a sus 70 años con 10 salarios mínimos?

La solución que daban los analistas era trpensiones_goldnetworkingabajar más años, aportar entre un 15% y 20% del salario a una aportación voluntaria ¿todos podrían hacer esto? Otra alternativa es que empresas aporten más para el empleado, me río y lo dudo.

Los trabajos tradicionales cada vez esclavizan y exigen más de las personas, trabajamos por el dinero y nuestro trabajo beneficia a los dueños si al que está en la cima de la pirámide laboral.

¿Van a seguir así hasta sus 70 años?, ¡Por qué no le dan un verdadero giro a su vida y hacen que el dinero trabaje para ustedes!

Perdonar para avanzar

Esta es una pequeña nota que tenía guardada en el tintero desde mediados de abril y desde entonces veo con mayor claridad que el perdonar permite soltar todo aquello que vas cargando y que no te deja avanzar.

Perdonar para avanzar, para caminar sin dolor, el perdón te devuelve la sonrisa y te quita todos los lastres que llevas de aquellos que en algún momento te lastimaron.

Como siempre digo que Dios te acompañe y a mí que no me olvide.

Maridaje a la mexicana

Cada día es más frecuente que consumamos vinos tintos y blancos, aunque difícilmente los mexicanos podemos figurar entre los países que más vino de mesa consumimos.

Creo que algo muy relevante que influye en la aceptación de los vinos es el maridaje, pocas casas de vinos han intentado los maridajes con comida mexica. La casa Madero es una de las pocas que lo han explorado, haciendo maridaje con gorditas, moles, etc., pero eso no todos lo sabemos hacer. La realidad es que siempre pensamos en maridar con comidas muy elaboradas o gourmet, pero lo interesante de un vino es poder combinarlo con los platillos de nuestra gastronomía y nuestro día a día.

montexanic_dulceymole

Hace poco en casa tomábamos un vino blanco “Monte Xanic” en la etiqueta sugería la combinación con postres, en ese momento la pregunta era ¿qué postre mexicano? El poder maridarlo fue más sencillo de lo esperado y créanme es una gran combinación. El maridarlo con ate de membrillo crea una combinación que resalta las notas del vino y hace que el ate no sature el paladar.

No tenemos que complicarnos con grandes cosas para experimentar el cómo consumimos el vino, no importa que digan los expertos, cada quien puede experimentar y disfrutar del vino con su comida favorita y si es mexicana mejor.

Nota: consuman frio el vino.

Juntas ayudamos, juntas nos sentamos.

Esa era la frase que ocupaba mi abuela paterna para que, en las comidas familiares, todas las mujeres participáramos en la preparación de los platillos, estábamos nueras, hijas, nietas, todas participábamos, así cuando teníamos que comer ninguna se quedaba en la cocina con pendientes y todas disfrutamos de la convivencia familiar.

Lo mismo pasaba en casa de mi abuela materna, creo que de ahí nació mi gusto por la cocina, disfruto el cocinar, preparar algo nuevo, improvisar. Es de las cosas que más disfruto y por ello nunca me pesa hacerlo, pero esas épocas han quedado atrás en la que todas participábamos.

Las abuelas murieron, las familias se han separado y otras más se han formado, pero siento que ya no existe esa unión en la cocina. Pareciera que las nuevas familias que se han formado son muy apáticas a el placer de cocinar, pareciera que su postura es “ustedes que saben háganlo” ya no hay ni el más mínimo interés, pareciera que ellos lo ven como una obligación de los demás y ellos solo de disfrutar y evitarse la pena de cansarse en lo más mínimo.

Siento que la modernidad ha hecho que perdamos un poco de esa convivencia familiar, de las risas, anécdotas, la cenas y comidas ya no llevan esas historias que las hacían más significativas.

Lo malo de estar con gente tan apática, es que me limita para compartir eso que preparo, ese pequeño acto de amor que es cocinar, cada cosa siempre lleva una intención, ese estar pensando en ellos mientras prepararas, que lo vayan a disfrutar. Creo que para mí esta es mi última vez de dedicar algo a quienes no valoran lo que los demás hacen y que todavía te vean cómo te estuvieran haciendo un favor.

Te quiero sin conocerte

Te quiero sin conocerte, sin saber cómo eres, sin saber de dónde vienes.

Te quiero imaginando como serás en realidad, intento verte en las personas, de buscarte y encontrar algo que me diga que eres tú.

Extraño tu ausencia que para mí es tu presencia infinita durante mis noches y mis días.

Te quiero sin conocerte, sin hablarte, sin verte, sin tocarte. Te quiero con la esperanza de que pronto se rompa tu figura de sal y te vuelvas realidad.