Amapola

No se en que termine nuestra historia, pero has sido una gran historia de lo mejor que he tenido. He descubierto el sonreír como cuando era niña, me haces sonreír de la manera mas sencilla, me invade tu sonrisa, tus recuerdos, tus ojos negros que no me canso de ver.

Hoy solo sé que eres amapola en mi memoria, eres esa flor roja en medio de una calle blanca que llena todo con el solo hecho de estar, de existir. Iluminas y  llenas de éxtasis el alma.

Gracias por haber llegado, gracias por estar aquí. (IC)

 

 

Perdonar para avanzar

Esta es una pequeña nota que tenía guardada en el tintero desde mediados de abril y desde entonces veo con mayor claridad que el perdonar permite soltar todo aquello que vas cargando y que no te deja avanzar.

Perdonar para avanzar, para caminar sin dolor, el perdón te devuelve la sonrisa y te quita todos los lastres que llevas de aquellos que en algún momento te lastimaron.

Como siempre digo que Dios te acompañe y a mí que no me olvide.

Te quiero sin conocerte

Te quiero sin conocerte, sin saber cómo eres, sin saber de dónde vienes.

Te quiero imaginando como serás en realidad, intento verte en las personas, de buscarte y encontrar algo que me diga que eres tú.

Extraño tu ausencia que para mí es tu presencia infinita durante mis noches y mis días.

Te quiero sin conocerte, sin hablarte, sin verte, sin tocarte. Te quiero con la esperanza de que pronto se rompa tu figura de sal y te vuelvas realidad.

Cartas en borrador

Ya van varias ocasiones en las que al entrar en los borradores de mis cuentas de mail encuentro cartas que nunca mande y no cabe duda que uno escribe muchas cosas cuando esta enamorado. Aquí uno de esos borradores.

Sabes el día que fuimos al museo del papalote, en el túnel obscuro me quede pensando algunas cosas y otras cosas que han pasado en los últimos días me han ayudado para comprender mejor todo.

 Muchas veces las personas buscamos lo que llamamos Dios, para que nos guie y nos acompañes cuando lo necesitamos, algunas personas dicen encontrarlo, algunas otras se resignan a no encontrarlo y aceptar solamente lo que les pasa.

El miércoles descubrí que no necesito un Dios si tú estás conmigo, porque en medio de la oscuridad me tiendes la mano y me ayudas a salir. No necesito un Dios si en el camino estas tú para caminar, tropezar y crecer juntos.

Me gusta que seas cartógrafo de nuevos caminos donde seamos capitanes de nuestro propio destino.