Confiando en el prójimo

Hoy no tenía contemplado pasar al mini super donde compro ciertos productos orgánicos, pero surgió la necesidad y pase a la tienda. Antes de entrar me di cuenta que no traía suficiente efectivo, la tarjeta de débito lo había dejado en casa y solo traía tarjeta de crédito.

Supuse que con eso no habría problema, al entrar salude a Paty la dependienta y le pregunte “¿sirve la terminal de tarjetas, voy a pagar con crédito?” Y me respondió que sí. Así que me dispuse a tomar mis cosas, me hicieron la cuenta y le di la tarjeta para que cobrará, la sorpresa fue que la tarjeta no pasó.

Muy apenada le pedí que por favor solo me guardara las cosas y que mañana temprano pasaba por ellas, la dueña del establecimiento escucho la situación y me dijo, “no te preocupes, llévatelo y luego nos pagas, no es necesario que mañana vengas, cuando regreses te cobramos. Por favor que esto no altere tu ritmo o tus planes” sorprendida y apenada le dije que no, que prefería pasar mañana, ella tomó las cosas y las acerco a mí y comento “Confiamos en ti, así que llévatelas y sabemos que vas a regresar”. Agradecí y tome las cosas, prometiendo que mañana pasaba a pagar.

Creo que hace mucho tiempo no veía una muestra de confianza tan grande en un negocio, esta experiencia me hace sentir muy feliz y agradecida por que hay confianza en la sociedad, confiamos que todos somos honestos y que no nos vamos a defraudar, que la palabra de las persona vuelve a tener valor.

Y claro que mañana voy a pagar, negocios son negocios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s