Morirse en Navidad

Dulceymole's Blog

No puede evitar que este clima y la lluvia atípica me trajera a la mente  la navidad de hace cuatro años. Justo eran las 00:25 del 25 de diciembre, cuando escuchas que alguien toca a la puerta y sabes que la noticia no es la que esperas en ese momento. Al abrir escuchas “Murió mi abuela” con sorpresa pero también con cierto alivio vas procesando todo y en cuestión de segundo reaccionas, tomas las llaves de carro y sales a la casa de reposo donde ella se encontraba.

Ya afuera de la casa de reposo la llovizna caía sobre todos los que  esperábamos abrieran, sin dudarlo fue una noche muy fría. Por fin después de un largo rato una de las religiosas nos contesta el interfón para decirnos que nos podrán recibir hasta las siete de la mañana que ellas se están encargando de todo.

Así que sin más que hacer regresas a casa y piensas que hasta el último día hizo su santa voluntad y se fue justo en la fiesta que ella más disfrutaba y sobre todo que nunca se nos olvidara. Lo bueno llego cuando amaneció y entonces tener que hacer todo para el funeral, los hijos de mi abuela viendo todos los tramite y mientras yo acompañando a ver y darle su abrazo de Navidad  a mi abuela materna que estaba en cama.

Ya de regreso a la realidad, recibo una llamada de mi papá diciéndome que no encuentran casi funerarias con disponibilidad. Hasta ese momento te das cuenta que no…

Ver la entrada original 149 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s